3.  El Ignorante,El Bruto , El Loco Y El Malvado.

Los Cuatro Elementos De Todas Las Pandemias.

Raúl Carmenate

Para los que hemos vivido enfrentados a la realidad humana y además hemos sido testigos y protagonistas de sucesos excepcionales, la experiencia nos ha mostrado siempre las consecuencias de haber encontrado a personajes obligados en todo proceso donde los imperativos de satisfacer las necesidades humanas han tenido lugar.

Los largos tiempos transcurridos en cárceles políticas , y en luchas por cambiar el status psico-politico, mas las experiencias clandestinas, los exilios y todo el aprendizaje de subsistencia en escenarios siempre complejos, peligrosos e históricos han dado como resultado un alto conocimiento sobre la psiquis humana y el comportamiento de los seres humanos.

El conocer tantas personalidades diferentes o distintas ,tantos individuos y grupos y tanto hombre-masa ,mas el hombre-poder(lideres, caudillos, dirigentes etc.) me ha mostrado una esencia muy común en todo componente personal y social.

El largo escuchar de tantos discursos, debates y criterios hicieron presente en mis conclusiones que siempre el ignorante, el bruto, el loco y el malvado son la verdadera amenaza de todo entendimiento humano, sumado por supuesto a los egoísmos e intereses presentes siempre en todos los caminos por el poder o por las luchas a favor de la satisfacción sana de las necesidades humanas de todos los seres humanos.

En la actual pandemia del Coronavirus, como acontecimiento mundial, el primer obstáculo no ha sido un nuevo virus; han existido y nunca dejaran de existir; el verdadero enemigo que apareció inmediatamente fue El Ignorante.

Tanto el hombre-masa como el hombre-poder elaboraron análisis ,decisiones y acciones llenas de un estupor defensivo producido por la falta de conocimiento real del tema y tanto el h-masa como el h-poder, quisieron opinar y decidir sobre un asunto muy delicado sin estar informados ,ni seriamente documentados. El ignorante se impuso analizando la Pandemia como si fuera un juego de crucigramas y olvidando en su ignorancia el costo tan grave de vidas humanas, por otra parte los ignorantes de a pie solo pudieron deducir que esto era un simple juego ,y elaboraron cuanta defensa psicológica fuera de la realidad, los protegiera entretenidos en miles de diferentes respuestas fantasiosas, de esa manera el ignorante ganaba seguridad y se convertía una vez mas en el obstáculo de todo desarrollo humano y social. Sin embargo una vez más el ignorante fue bienvenido. 

Por supuesto que en todos los acontecimientos humanos de envergadura aparece el que no tiene ni podrá tener nunca capacidad para discernir, sus neuronas no existen sencillamente, y siempre el bruto, hace parte del escenario dedicándose como el ignorante a seguir con pasión sus emotivos “gritos de opinión” ,siempre influenciado generalmente por los peores criterios .El bruto no es malo es simplemente un ser limitado con intenciones de opinar, y sabe que su participación y voto es anhelado por cada interés partidista.

En mi anterior articulo “El Coronavirus una radiografía al ser humano ”hice hincapié en el problema tan serio que las cuarentenas y el miedo a perder la vida y la economía tendrían sobre la sociedad. Destaque que los problemas mentales estallarían y casi que pronostique este fenómeno de protestas y canalización de la agresividad que han tenido lugar por todas partes. Enfermeros atacados, pacientes rechazados, manifestaciones, hostilidad social incrementada, polarización política, etc. Todos conocemos las miles de historias sobre los trastornos y excesos que se han producido hasta por usar o no usar una mascarilla. 

Una de las primeras acciones que recordamos fue la compra compulsiva de armamentos, todo establecimiento de armas y balas incrementaron desde los primeros días sus ventas ,tal parece que estamos ya completamente influenciados por el ritmo de las películas de Hollywood las que han invadido el inconsciente colectivo social. Pero el loco que siempre ha estado por todas partes ,y unido al ignorante y el bruto se convirtieron rápidamente en el grupo de los tres mosqueteros, desafiando autoridades, atacando ciudadanos, y dando opiniones sobre el tema se convirtieron en portavoces del caos mediático y la desorientación ciudadana.

Recuerdo en el mes de Marzo estando en una consulta medica, escuchar a una mujer que esperaba por su turno, preguntarnos a cada uno de los presentes si conocíamos a algún contagiado o fallecido por el Coronavirus, seguidamente inicio un largo discurso para que no hiciéramos caso del virus pues no existía ,el virus era la excusa de un grupo que perseguía propósitos de dominio y  de manera sensacionalista vendernos mascarillas, llenarnos de pánico y conseguir ciertos objetivos financieros y políticos.

No pude calificarla o diagnosticarla de ignorante, bruta o loca pues fui llamado a mi turno, pero no me pareció una persona malvada. De ahí en adelante he leído y presenciado por la prensa de cualquier tendencia todo tipo de criterios bien enfrentados y dada la cantidad de información mediática y callejera aparecieron las contradicciones y la negación de todo o la aceptación de todo como suele ocurrir pues todas las ideas mas absurdas surgieron .

Al grito de que lógicamente el impacto de la economía es bien serio para todos .El lema de Economía primero y la muerte cuando venga ,vino a mover de manera bien peligrosa el panal. Economía o Salud, eran argumentos discutidos por intelectuales, políticos, gobiernos, ciudadanos de a pie ,en fin todos comenzamos a sentirnos psicológicamente movidos emocionalmente entre el pánico de no tener el dinero para vivir y proveer y la “posibilidad de ser infestados”, pero sucedió algo inesperado muchos argumentaron que la apertura era vital y no pocos “Malvados” hicieron trabajos y artículos donde rechazaban desde el principio toda protección al Virus pues había que aceptar que los muertos serian mayormente ciudadanos de la tercera edad con condiciones preexistentes y en ese caso era el momento de que estos murieran para darle paso a la juventud y que ese era un precio social que aceptar, aun profesores de universidades y políticos conocidos defienden este proyecto.

Así apareció por todas partes el malvado dispuesto a toda costa a lograr objetivos tanto monetarios como de poder. Y este ultimo, si es bien peligroso, porque no es ignorante ,ni bruto ni loco ;pero si sabe utilizar muy bien a los tres mosqueteros.

A través de la historia tan llena de guerras ,pestes y pandemias, el egoísmo de los malvados siempre ha estado presente, siempre han aprovechado toda necesidad perentoria y toda desgracia humana para crear con sus recursos canales de opinión y desunión para ganar sus guerras y sus posiciones de poder.

La experiencia de esta tragedia del Coronavirus nos ha mostrado a seres y amigos muy queridos víctimas de los contagios y el fallecimiento ,esto nos ha mantenido inconscientemente y a la vez conscientes de ser el nuevo contagiado. Nunca se sabe cual será la respuesta de nuestros anticuerpos o el de nuestros seres amados pero la Pandemia ha dado un toque de Campana y de solidaridad humana. Todos los del planeta tierra tenemos que superarnos psicológicamente y crecer en alma y espíritu a nuestras grandes problemáticas.

Si, es ahora la oportunidad de eliminar esta conducta hipócrita que nos ha mantenido durante siglos indiferentes al dolor de los demás. Con el mayor respeto si preguntamos uno por uno a cada ciudadano del mundo nos contestara que si que cree en Dios y que ama al prójimo, mas todos conocemos como es el día a día en esta jungla social.

Así, hemos estado meses muy limitados y preocupados. Los jóvenes están llenos de energía y con actitud desafiante tratan de olvidar las consecuencias de sus conductas, les falta disciplina y conciencia tanto familiar y social, me refiero por supuesto a la mayoría. El ritmo de entretenimiento y fuga al que están acostumbrados se lo han proporcionado los propios padres ,quienes escogieron por la economía antes de la salud mental social y familiar. Quizás sus conductas fueron condicionadas por todo el bombardeo publicitario y noticioso y por las compulsiones económicas .

Por otra parte, todos estamos indefensos ante las decisiones de los que deciden, dependemos de ellos y ellos tienen criterios e intereses complejos.

Al final debemos tener fe en la especie, en su capacidad de subsistencia, aunque esto plantea una revaloración de todas las conductas personales y sociales y el ciudadano mayoritario se ha condicionado a tener pan y circo, tan es así que lo que mas escuchamos son las voces del ignorante, el bruto, el loco y el malvado.

Son ya muchos los amigos contagiados, los conocidos, y hasta yo puedo estar en el camino, no obstante, si no aprendemos de guerras mundiales ,y de tantos problemas humanos ,de tantas tragedias y de tanta necesidad de pan, salud y amor, puede que como siempre esta Pandemia tome la vía tan usada por la psicología humana de el olvido y reprimir toda experiencia angustiosa.

Es inevitable vivir sin estos personajes, más seria muy hermoso superarlos y tomar el crecimiento psico-personal como una tarea cotidiana. Esto mas la fe es el binomio por el cual vale la pena seguir vivo, y que la especie continúe.

Solo conscientes de que lo primordial es satisfacer adecuadamente las necesidades humanas y universales podemos salvarnos de los Coronavirus y las tragedias por venir. Ya la naturaleza nos ha enviado los mensajes.

© APICALTERNATIVA- Año: 2020- Revista:  Septiembre 2020