2.   Cuando El Problema Principal Es De Vida O Muerte, Hay Quienes Se Aprovechan Perversamente; Y Lo Agudizan Más Con Sus Expresiones, Insultos Y Ataques

Félix Sautié Mederos. 

Felix_sautie.png
Art2_1.jpg

Siempre he respetado las opiniones diferentes y el derecho a expresarlas; y por esa misma convicción apoyo también el derecho a responderlas y defenderse con el debido respeto, de los ataques, mentiras e insultos recibidos; así como el rechazo total al odio, los rencores, y las amenazas extemporáneas que se están manifestando contra Cuba y su Revolución.  Especialmente, las de algunos que apoyan la guerra y las agresiones de cuarta generación que nos tienen declaradas el Imperialismo; y hacen de las Fake News, los insultos y las amenazas sus expresiones cotidianas. 

Esas, no son opiniones honestas de un pensamiento que difiere. Esos mensajes en realidad constituyen instrumentos casi siempre tarifados de la guerra con que nos atacan. Además, hay quienes a la Revolución le niegan el derecho a defenderse de los ataques y las falsas opiniones en todo momento y circunstancia.  Hay también, quienes están haciendo carrera con la negación del derecho a defenderse de los ataques e insultos a la Revolución cubana y pretenden que aceptemos en silencio esos ataques y esas opiniones que nos niegan la defensa.  

Por lo general, en las grandes crisis, casi siempre hay un problema principal generador de las mismas, que también es complicado por deficiencias y/o errores internos que verdaderamente son muy dañinos y agravan el conjunto de la crisis. 

En Cuba, el problema principal que tenemos que enfrentar al respecto de la crisis que estamos viviendo, es el Bloqueo criminal y genocida de más de 60 años; el más largo de la Historia Universal, que desde sus inicios se planteó el objetivo principal de crear hambre y desesperación en el pueblo cubano para que se enfrente al Gobierno Revolucionario. Agravado en la actualidad por más de 200 medidas dictadas por Mr. Trump que Mr. Biden no ha eliminado muy a pesar de sus promesas electorales.

Ese Bloqueo intensificado, se ha hecho más letal por causa de la Pandemia de marras en su crecimiento galopante. Estoy de acuerdo también que hay errores y deficiencias internas que lo complican todo y que es muy importante criticarlas y denunciarlas con la finalidad de su eliminación; pero, de ahí a valorarlas como   más decisivas que el Bloqueo hay un trecho de desinformación y/o mala intención muy grande. 

Por otra parte, se está desarrollando una campaña abierta y/o sutil en contra de que se plantee la necesidad permanente de condenar el Bloqueo y de considerarlo el problema fundamental que impide el desarrollo del país. Algunos, se encargan de ridiculizar y caricaturizar a los que constantemente planteamos que nuestro problema principal que más daño nos hace es el Bloqueo genocida. También, en esa misma dirección, se encuentran los que le niegan al país la necesidad de defenderse e incluso atacan e insultan acerbamente al Presidente Díaz Canel en su accionar en este sentido. Hay una campaña en contra del Presidente de Cuba con mentiras e insultos. 

En mi opinión, uno de los primeros deberes del Presidente de Cuba, quizás el más importante circunstancialmente, es la defensa de la Revolución, porque Revolución que no se defiende de sus enemigos perece. 

Casi todas las semanas aparecen artículos y disertaciones unas más eruditas que otras, de quienes se dedican a insultar, tergiversar y/o dar lecciones de gobernabilidad en las que se obvia el Bloqueo como el problema principal y se ataca y/o caricaturiza la actitud de defender a la Revolución, en la cual también en ocasiones se manifiestan errores y deficiencias que indudablemente deben ser resueltas y erradicadas, pero que no constituyen una negación del Bloqueo como problema principal. Siguen un objetivo principal sutil y/o abiertamente planteado que, en mi criterio muy personal, forma parte de los planes agresivos del imperialismo yanqui. 

Finalmente debo decir que estoy resueltamente en contra del pensamiento conservador, del secretismo y de la burocracia que se manifiestan en lo interno del proceso que deben ser denunciados y resueltos. Estoy totalmente a favor de los encuentros del Presidente con la población y los principales sectores de la sociedad cubana del momento, creo en la necesidad imperiosa de darles el máximo protagonismo a la juventud cubana que es nuestro verdadero futuro y de actuar con la audacia responsable de la que Fidel nos ha dado ejemplos inolvidables. 

Así lo pienso y así lo planteo en mi derecho a opinar, con mis respetos para la opinión diferente que me reservo el derecho a responder siempre que lo estime necesario y sin ofender a nadie en particular.