17. La Tragedia del Teatro Principal de la Comedia y sus Actores.

Pablo Llabre Raurell

 “El olvido está lleno de memorias”.

          Mario Benedetti.

Introducción.

 

Con la puesta en escena de la obra, La de San Quintín,  del escritor español, Benito Pérez Galdós, abrió sus puertas, el 29 de octubre de 1921,  el Teatro Principal de  la Comedia,  en la calle Animas # 2, entre Prado y Zulueta, antiguo Teatro Heredia. Con el  tiempo, el Principal de la Comedia se convirtió en importante centro cultural donde se presentaban obras de reconocidos autores y servía de  escenario para eventos políticos, patrióticos y sociales. 

 

El  30 de septiembre de 1940, los asistentes al teatro presenciaron una tragedia cuyos protagonistas no eran miembros de la nobleza, como en las obras de Eurípides, Sófocles o Esquilo. Eran militantes de dos agrupaciones políticas diferentes a los partidos tradicionales. El Partido Revolucionario Cubano Auténtico (PRCA) y el  Partido Comunista. El enfrentamiento terminó a balazos. El saldo fue de 4 muertos y ocho heridos. Por segunda vez se producía un hecho de tal magnitud en un teatro de la capital.

 

El 22 de enero de 1869, en el Teatro Villanueva (Morro y Refugios),  el tristemente célebre  grupo paramilitar, Cuerpo de Voluntarios Españoles, agredió con furia criminal  a los criollos simpatizantes de la independencia que asistían a la presentación de la obra, “Perro huevero aunque le quemen el hocico”. La acción dejó un saldo de 3 muertos y varios heridos.  Pero el número  de víctimas se incrementó porque el odio  acumulado de los voluntarios se  desbordó por toda la ciudad,  durante la noche. 

 

En 1940, a 70 años de este abominable hecho, la cultura de la violencia aún prevalecía en el escenario político de la nación. Liborio repetía los errores del pasado. En el siglo XVII, el  racionalista holandés, Baruch Spinoza, señaló: “Si quieres no repetir el pasado, estúdialo.

Marco Histórico.

 Antes de analizar  los sucesos del Teatro Principal de la Comedia se debe reseñar el marco histórico.

 

El  15 de enero de 1934, el jefe del ejército, coronel Fulgencio Batista, con el apoyo del embajador norteamericano, Jefferson  Caffery, forzó la renuncia del Presidente Ramón Grau San Martín, poniendo fin al gobierno  revolucionario “de los 100 días” en el que Antonio Guiteras ocupó la cartera de Gobernación Tras el golpe se desató una feroz ofensiva contra el movimiento revolucionario. 

 

El fracaso de la huelga  general en marzo de 1935  incrementó la represión. Los opositores fueron asesinados, exiliados o encarcelados. Muere en desigual combate con el ejército el líder de Joven Cuba, Antonio Guiteras. Son ejecutados por las fuerzas represivas, Casimiro Menéndez, Luis García Quibús, “ el guajiro” Castell, Armando Feíto, Enrique Fernández, y muchos más. Otros, como Rodolfo de Armas y Pablo de la Torriente, marcharon a España a combatir el Fascismo. En 1937, salvo algunas excepciones, la  actividad insurreccional estaba controlada. La Universidad abre de nuevo sus puertas y es restaurada su autonomía.

 

Para Batista era el momento de cambiar el traje militar por el civil. De  materializar sus aspiraciones presidenciales. Sin pérdida de tiempo  comenzó a preparar su candidatura con vista a los comicios de 1940. Pero  debía cambiar su imagen. El pueblo lo veía como el militar represor.  Necesitaba el apoyo de un movimiento político de verdadero arraigo popular. Algo de lo que carecían los partidos tradicionales. Solo dos partidos ofrecían esa posibilidad: El Partido Revolucionario Cubano Auténtico (PRCA)  y  Unión Revolucionaria Comunista. 

 

El Partido revolucionario Cubano Auténtico (PRCA) fue fundado por miembros del Directorio Estudiantil Universitario (DEU), el 8 de febrero de 1934, en el local de la revista Alma Máter. Su ideario recogía el programa político del Directorio Estudiantil Universitario (DEU) de 1930. Recibió también marcada influencia del  partido, Acción  Peruana Revolucionaria de América (APRA), fundado por  Víctor Raúl Haya de la Torre, Luis Alberto Sánchez, Armando Villanueva y Ramiro Prialés. Los Auténticos se auto calificaban como nacionalistas, socialistas y anti imperialistas. Con el tiempo algunos se movieron a la derecha.   

 

En 1935  surge la Organización Auténtica (O/A), rama insurreccional del PRCA, dirigida por  Carlos Prío y Segundo  Curti. Entre algunas de sus acciones están el asalto al Ayuntamiento de la Habana y la participación en la huelga de marzo de 1935.  Sus miembros  sufrieron la represión  desatada por los esbirros batistianos, José Eleuterio Pedraza, Belisario Hernández  y  Pilar García.  Les aplicaron las tres E  del  dictador hondureño, Tiburcio Carías: “Enterrados, Encerrados o Exiliados”.

 

El Partido Comunista de Cuba fue fundado en el año 1925.  Entre sus principales figuras se destacan, el líder estudiantil, Julio Antonio Mella, asesinado en México, el 29 de enero de 1929, por órdenes del dictador, Gerardo Machado;  el intelectual y destacado poeta, Rubén Martínez Villena, quien falleció  víctima de tuberculosis, en 1934; el dirigente obrero, José Miguel Pérez;  así como, Carlos Baliño  y el  ciudadano de origen Polaco, Fabio Grobart.  Por razones estratégicas, el  Partido cambió su nombre en más de una ocasión. Partido Comunista, Unión Revolucionaria Comunista (URC), en 1943, a propuesta del destacado historiador, José Luciano Franco, Partido Socialista Popular (PSP).

La  alianza.

 

 

En 1938 Batista intentó una alianza con el PRCA. A pesar que el PRCA existía desde 1934, el trabajo de sus organismos funcionales y sus asambleas estaba inactivo por la  fuerte represión contra sus miembros. Los Auténticos  rechazaron la propuesta. Desde su exilio en Miami, el  presidente del PRCA, Ramón Grau San Martín, le expresó a unos amigos: “Batista tiene  corta memoria, pero…  larga ambición ” (1)  

 

 Como suele ocurrir en política, un grupo de Auténticos, en franca actitud oportunista, se trepó al carro Batistiano. Entre ellos, el director de la Semana, Sergio  Carbó, Rubén de León,  José Maceo  y  Oscar de la Torre. Aprovechando la ausencia de Grau, el grupo intentó crear  unas asambleas (apócrifas) del PRCA, que luego apoyarían a Batista. Pero la  maniobra fracasó debido a la enérgica denuncia del  dirigente del PRCA, Eduardo Chibás.

 

Ante la derrota presentaron al Tribunal Superior Electoral una demanda en reclamo del uso exclusivo el nombre (PRCA). La corte declinó su jurisdicción a favor del Tribunal Supremo. El alto órgano de justicia dictaminó en contra de los  demandantes, a pesar de estar representados por José Agustín Martínez, padre del Código de Defensa Social – de 1936 - que derogó al  entonces vigente  Código Penal español, de 1870. Por último, crearon el Partido Nacional Revolucionario (Realista). La dirección del Realismo  estuvo integrada por Sergio Carbó, Oscar de la Torre, Rubén de León, Santiago Ălvarez,  José Maceo, Pablo Lavín, Enrique de la Osa,  y  Guillermo de  Zéndegui. 

 

Tras su experiencia con los Auténticos, Batista buscó una alianza con Unión Revolucionaria Comunista y logró un acuerdo.  URC  apoyaría de manera irrestricta su agenda política. En reciprocidad, obtendrían su legalización,  apoyo para lograr el control de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), la puesta en circulación del periódico noticias de Hoy, la emisora radial 1010, varios escaños en el Senado y la Cámara de Representantes, dos ministerios, y otras ventajas. 

     A pesar que Unión Revolucionaria Comunista salió fortalecida algunos no aceptaron la nueva estrategia. El Dr. José Chelala Aguilera renunció a su militancia. Al igual que Leonardo Fernández Sánchez. Este último por elemental principio de lealtad familiar.  Su hermano, el miembro de Joven Cuba, Ivo Fernández, fue asesinado por los sicarios de Batista, en 1935. En 1947,  ambos ingresaron en el Partido  del Pueblo Cubano Ortodoxo,  dirigido por Eduardo Chibás. 

Elecciones fraudulentas.  

 

Las elecciones presidenciales se celebraron el 18 de julio de 1940. La Coalición Socialista Democrática, presidida por Fulgencio Batista, derrotó al frente oposicionista de Ramón Grau San Martín.  Aunque algunos “historiadores” y  simpatizantes del ex sargento lo nieguen, el proceso electoral estuvo plagado de irregularidades. No fueron elecciones limpias.   

 

Además de estar vigente el Código electoral anterior a 1943, que impedía el voto directo,  y la compra de cédulas  por la maquinaria gubernamental, el ejército  coaccionó a los simpatizantes del Partido Auténtico en los pueblos del interior. Los jefes de regimientos, Manuel Benítez, Raymundo Ferrer y  Abelardo Gómez Gómez, entre  otros, ejercieron presiones  de todo tipo contra los seguidores de Grau. Hubo deportaciones, plan de machete, secuestros de cédulas  y amenazas de muerte. 

La  postura de la FEU. 

 

En la etapa de 1940 a 1944,  se registró un cambio en la actitud de la  FEU frente a Batista. Protegidos por la autonomía universitaria, el recinto era un centro conspirativo de jóvenes revolucionarios. Pero la dirigencia de la FEU - salvo excepciones -  adoptó una posición pasiva.  Entre ellos,  Octavio Hernández, uno de sus presidentes. El Bonche universitario (2) introducido por el Coronel Jaime Mariné,  así como el dinero entregado a ciertos dirigentes de la FEU, por parte del jefe de la policía, general Manolo Benítez, rindieron sus frutos.

Los Institutos de Segunda Enseñanza. 

 

En contraste con la débil postura de la FEU, los Institutos de Segunda Enseñanza tuvieron una posición firme. Adolescentes como Gervasio Lamas (3), Andrés y Froilán Noroña, Guillermo Comellas, Oscar Fernández, Leonel Gómez, Tony Santiago y  Manolo Febles, se enfrentaron a la dictadura. Justo es reconocerlo, aunque años más tarde algunos hayan torcido el camino.  

 

Un hecho  a destacar fue  el acto  organizado por la Federación de Institutos de Segunda Enseñanza (FEI) a la memoria de  Antonio Guiteras, el 8 de mayo de 1944. Un mes  antes de las elecciones. Al evento  asistieron delegados de todos los Institutos del país. La tribuna fue ubicada en el Parque Central. Eduardo Chibás fue el orador invitado. 

 

Cuando el acto llegaba a su fin, el miembro de Alianza Nacional Revolucionaria (ANR), Guillermo García Riestra, Billiken (4),  entregó sendos cocteles Molotov a los  estudiantes, Leonel Gómez (5)  y  Orlando Martínez.  Ambos cruzaron el cordón policial que rodeaba el acto y se dirigieron al Hotel Inglaterra (frente al parque Central) donde había un pasquín gigante del candidato oficialista, Carlos  Saladrigas.  Al  llegar frente al cartel le arrojaron los cocteles molotov y se produjo un incendio. Las llamas crearon  alarma. Muchos corrieron. 

 

Otro miembro de ANR, José de Jesús Ginjaume, (6) aprovechó la confusión y disparó contra el capitán Cristobal Diéguez. Por error hirió al comandante Rafael Campos Egües. La policía abrió fuego. Hubo varios heridos. Orlando Martínez entre ellos. Fue conducido al hospital de Emergencias. No logró sobrevivir.  Había asistido en representación de Hugo Mir,  Presidente del Instituto de Holguín, quien se encontraba enfermo.  Desde la tribuna, Eduardo Chibás, le gritó a la policía: “esbirros, cobardes, dispárenme a mí, dispárenme a mí “. (7) 

 

Los enfrentamientos entre Auténticos y Comunistas.

Aunque los enfrentamientos entre Auténticos y Comunistas datan de 1934 en los planteles de los Institutos de segunda Enseñanza de la Víbora y La Habana, bajo la presidencia de Batista (1940-1944) se incrementaron. Uno de ellos fue el atentado contra el líder sindical del Partido Revolucionario Cubano Auténtico (PRCA), Sandalio Junco.  

 

De origen humilde, panadero de profesión, orador excepcional, en sus inicios Sandalio Junco militó en el Partido Comunista. Visitó la Unión Soviética en dos ocasiones. Posteriormente, transitó por el trotskismo, la  organización Joven Cuba, y finalmente, el  Partido Revolucionario Cubano Auténtico (PRCA).  En 1939,  participó junto a Charles Simeón y Eusebio Mujal (8), en la organización de la sección obrera del PRCA.  

 

El 8 de mayo de 1942 fue acribillado a balazos en el ayuntamiento de Sancti Spíritus por miembros de Unión Revolucionaria Comunista (Partido Comunista), durante un acto  por el 7mo aniversario de la muerte de Antonio Guiteras. El alcalde de la ciudad, Joaquín Escribano, de filiación Auténtica, prestó el local a pesar de las amenazas recibidas. Varios días antes habían aparecido unos volantes en la entrada y alrededores del ayuntamiento, que decían: “… Sandalio no hablará “. Charles Simeón fue herido grave. Uno de sus ejecutores, Isidro Pérez, fue condenado por homicidio, durante el gobierno de Ramón Grau San Martín (1944-1948).  

 

 Otro hecho de gravedad fue la muerte a tiros frente al Instituto de la Habana, del joven negro, estudiante nocturno de dicho plantel, simpatizante del Partido Auténtico, Gregorio Montesinos, por un miembro de Unión Revolucionaria Comunista, de apellido Oliveros,  conocido como “Mi Tierra”. Oliveros fue detenido pero quedó en libertad. Los estudiantes Leonel Gómez y Herminio Díaz - amigos de Montesinos - intentaron eliminarlo. Logró escapar.  Al arribar a la  presidencia, Ramón Grau San Martín, fue sancionado por el delito de homicidio. 

En el décimo aniversario.

 

Volviendo a los sucesos del  Teatro Principal de la Comedia. El  30 de septiembre de  1930, murió durante una manifestación estudiantil, contra la dictadura de Machado, el estudiante de Derecho, Rafael Trejo.  En  el décimo aniversario de su caída, la Juventud del PRCA, a iniciativas de su Secretario General, Luis Orlando Rodríguez (9),  organizó un acto en su memoria en el Teatro Principal de la Comedia. Para impedir  el acceso de provocadores y simpatizantes de Batista, pues se trataba de un acto de la oposición, los organizadores entregaron a los invitados un pase que debían mostrar a la entrada (10). Al evento asistieron  miembros de la organización anti batistiana, Acción Revolucionaria Guiteras (ARG). Entre ellos, Orlando León Lemus (a) el Colorado, Rogelio Hernández Vega (a) Cucú, Jesús González Cartas (a) el Extraño, Raúl González Jerez, Alfredo Flores, Juan Valdés Morejón  y  Fulgencio Cruz Bonet. Cierto es que durante el gobierno de Grau muchos de ellos se transformaron en elementos gansteriles. Pero estamos en 1940.  

 El acto.

 

En horas de la tarde  del 30 de septiembre de 1940, el teatro abrió sus puertas. Los invitados mostraban el pase a la entrada y buscaban asiento. Poco después  llegaron integrantes de los  grupos de Auto Defensa del Partido Comunista (Unión Revolucionaria Comunista). El destacamento estaba dirigido por el líder de los obreros metalúrgicos, Manuel Porto Pena. Como no tenían el pase correspondiente les impidieron la entrada. 

   Los comunistas protestaron. Alegaron su derecho a participar. La discusión fue subiendo de tono. Trataron de forzar la entrada. Se inició una pelea a puñetazos que fue escalando hasta escucharse unos disparos. De momento comenzó un tiroteo que se extendió fuera del local.   

 

Efectivos de la Tercera Estación de Policía, en Dragones y  Zulueta, hicieron acto de presencia.  Pero solo reprimían a los Auténticos y los integrantes de ARG (11). Raúl González Jerez (ARG), escapó corriendo de espaldas al tiempo que disparaba su pistola. (12) Manuel Porto Pena murió en el encuentro. Idéntica suerte corrieron los miembros de la Juventud Auténtica y  ARG,  Pedro Vior Cisneros  y  Francisco Flores Iturralde, el primero estudiante de ingeniería.  Fueron heridos los estudiantes Rafael Hidalgo, Navarro  y  Pons Domenech. También León Lemus  y Hernández Vega, quienes se refugiaron en la mansión de un abogado, simpatizante de ARG,  en la barreada del Cerro. 

Los actores: El  Rojo y el Colorado.

 

En la Comedia se enfrentaron  a tiros dos figuras que posteriormente jugarían un destacado rol en las luchas gansteriles de 1944 a 1952. El miembro de ARG, Orlando León Lemus (a) el Colorado,  y el miembro de Unión Revolucionaria Comunista, Rolando  Masferrer  Rojas.  El primero fue herido de  6  balazos. El segundo salió ileso.

El rojo.

 

Rolando Masferrer fue una extraña mezcla de intelectual y hombre de acción. Nació en la ciudad de Holguín, en 1918. Tocaba un piano clásico respetable que impresionaba a quienes lo visitaban. (13) Su abuelo fue oficial del Ejército Mambí. Su tío, Felipe Masferrer, lugarteniente de Guiteras en Holguín.  De joven militó en Joven Cuba. En 1935  fue encarcelado. En 1937  se incorporó a las Brigadas Internacionales en defensa de la República Española. Fue herido en dos ocasiones, la segunda en el pie derecho, durante la Batalla del Ebro. Le quedó como secuela una claudicación en la marcha. En España se relacionó con el Partido  Comunista y estrechó amistad con el Mariscal, Joseph B. Tito, futuro presidente de Yugoeslavia. 

 

Al terminar la guerra lo internaron en un campo de concentración en Argelia. Se fugó  junto a sus compatriotas, Gumersindo Pérez (14),  Armentino Feria (a) el indio,  y Rafael Alonso Cué.  A su regreso militó en el Partido Comunista y  comenzó a trabajar en el periódico Noticias de Hoy, bajo la dirección de Aníbal Escalante. En  enero de 1945  fue expulsado del Partido al discrepar con Aníbal por haber nombrado a su hermano, César, director del periódico, posición a la que aspiraba Masferrer. Junto a él separaron al escritor, Carlos Montenegro–autor de Hombres sin Mujeres – y a su esposa, la periodista, Emma Pérez.  

 

En agosto de 1945, fundó la revista Tiempo en Cuba, publicación al estilo de la norteamericana, Times Magazine. La revista tuvo en su Consejo de Redacción al intelectual Raúl Cepero Bonilla y como administrador al Dr. Eufemio Fernández Ortega, veterano de la guerra civil española y  Cayo Confites. Ese mismo año terminó la carrera de Derecho con el  Premio Doltz. 

 

   El 6 de abril de 1947 participó en la fundación del Movimiento Socialista Revolucionario (MSR). En el ejecutivo del MSR, además de Masferrer, estaban el ex profesor de Filosofía de la Universidad de Heidelberg, Alemania, Boris Goldenberg, Manolo Castro, Julio Salabarría, Eduardo Corona, Eufemio Fernández  y José Díaz Garrido. El MSR preparó la expedición de Cayo Confites, junto a los dominicanos, Juan Rodríguez, Miguel A. Ramírez, Jaime Miolán, Juan Bosch, y otros. Masferrer fue Jefe del Batallón Sandino con grado de teniente coronel. 

 

  En 1948  resultó electo Representante a la Cámara. Ese año comenzó su  ascendente carrera gansteril.  Al producirse el golpe de estado, el 10 de marzo de 1952, se  presentó en la Universidad en zafarrancho de combate acompañado de algunos de sus seguidores, entre ellos,  ex general del Ejército Republicano Español,  Valentín González (a) el campesino, Antonio(Cuchifeo)  Cárdenas  y  Armentino Feria.

En horas de la noche se plegó a Batista. Con el visto bueno de la dictadura organizó el  sanguinario grupo paramilitar, los Tigres, que cometieron innumerables crímenes contra la población. En Cuba lo intentaron matar en 8 ocasiones. Perdió la vida en un atentado en la ciudad de Miami, en diciembre de 1975, mediante un explosivo colocado en su automóvil. 

 

El Colorado.

 

Delgado, intranquilo, de carácter afable, a Orlando León Lemus le decían el Colorado, no por sus ideas políticas, sino por el color de su pelo. Nació en la Habana, en 1920. En 1936, con apenas 16 años de edad,  fue arrestado junto a sus hermanos (Gustavo y  José  Oscar) por el coronel, José Eleuterio Pedraza. Fue remitido a la prisión, Castillo del Príncipe. De valor a toda prueba, se destacó en  las luchas estudiantiles contra los regímenes dictatoriales impuestos por el coronel Batista (1934-1940) en la Escuela de Artes y Oficios,  y  el Instituto de La Habana. 

 

En 1939 participó en la fundación de la Organización anti batistiana, Acción Revolucionaria Guiteras (ARG), junto al  combatiente de la Guerra Civil Española, Pedro Fajardo Boheras (a) manzanillo, Juan Valdés Morejón, Alfredo Flores, Jesús González Cartas (a) el Extraño, Rogelio Hernández Vega,  y  Lázaro de Betania. En 1946, durante el gobierno de Grau, comenzó a lucrar con la bolsa negra  y  la venta de mercancías a los ministerios de común acuerdo con los  jefes del Departamento de Compras. Por tal razón fue  expulsado de la organización. La UIR (15) lo condenó a muerte. El 26 de mayo de 1947 sufrió un atentado. Este hecho lo llevó  a participar en los sucesos del reparto Orfila (16). El ejército y la policía lo persiguieron. Con la ayuda del líder portuario, militante comunista, Aracelio Iglesias, pudo escapar en un barco a Yucatán. (17)

 

El enemigo de mi enemigo es mi amigo. 

 

Cuando se producen los sucesos de Orfila,  Masferrer se encontraba en Cayo Confites. Al llegar la noticia se pronunció a favor de Salabarría. Era su amigo. En la Universidad había participado junto a él,  Manolo Castro y  Arquímedes Poveda, en la lucha contra el Bonche. Su postura lo colocó en la lista de enemigos de la  UIR.    

 

Al salir de Cuba, el Colorado pasó por Venezuela, Panamá y Méjico. En 1948 el congresista Rolando Masferrer  lo visitó en la capital azteca.  Quedaban atrás las viejas rivalidades. Quería formalizar una alianza para enfrentar al enemigo común: la UIR. Con el Colorado estaba Valdés Morejón. Con la ayuda de Masferrer  ambos regresaron a Cuba de manera clandestina. Transcurría el año 1948. Carlos Prío era el Presidente. 

 

Durante un tiempo, Orlando se escondió en la residencia de Paco, el hermano mayor del primer mandatario. La alianza se consolidó. El pandillero Policarpo Soler se unió al grupo. Realizaron varios atentados contra la UIR. Asesinaron al vicepresidente de la FEU, Justo Fuentes (abril/2/49); al Sargento de la Policía y miembro de la UIR, Rubén Darío González (enero/12/49); tirotearon el domicilio de José de Jesús  Ginjaume, con  un saldo de dos muertos y cinco heridos ( julio/27/50), etc.   

 

El 15 de septiembre de 1949, en horas de la noche, la UIR  atentó contra Masferrer a la salida del Congreso. Hubo varios heridos. Su chofer, José Antonio Varona, murió en el ataque. Unos días después,  Rolando le preguntó al Colorado si conocía alguien de valor personal que pudiera reemplazar a su chofer. El Colorado le presentó a Lutgardo Martín Pérez. (18). Así comenzó Martín su meteórica carrera criminal. 

Rumbos diferentes. 

 

El 10 de marzo de 1952, Batista - por tercera vez - da un golpe de estado.  Masferrer  y  Lemus asumen posiciones distintas. Rolando se une a los golpistas. El Colorado los combate.  La  amistad continúa. Batista da un ultimátum a los “grupos de acción”. Deben abandonar el país. Policarpo Soler marcha rumbo Madrid. Luego se une a Trujillo, en República Dominicana. El Colorado permanece. Conspira contra la dictadura. Vive clandestino. No es la primera vez. Se tiñe el pelo. Cambia de domicilio.

En 1954, el sub secretario de gobernación, Rafael Díaz Balart y Rolando Masferrer, se entrevistaron – en secreto -  con el Colorado en una casa de la Playa de Guanabo. Juan Valdés Morejón los condujo al lugar y  participó de la conversación (19).  Le ofrecieron dinero y un pasaporte para que abandonara el país. El Colorado rechazó la oferta. En opinión de Valdés Morejón, tras la oferta estaba Batista. (20). En 1942, el jefe de la Policía, general Manuel Benítez, le hizo un trato similar. Fue rechazado.

 

En horas de la madrugada del  24 de febrero de 1955,  el Colorado fue asesinado por fuerzas represivas de la dictadura, en la calle Dureges # 211, entre Santos Suárez y Enamorados, Víbora. La policía descubrió su escondite por la delación de un miembro de su grupo, Orlando Morejón, a quien por accidente le explotó una granada. El estruendo atrajo a la policía y lo capturaron.  Al frente del operativo contra el Colorado  iba su “amigo”, el teniente coronel Lutgardo Martín Pérez.  Se produjo un tiroteo que alarmó a los vecinos. Martín Pérez  y el  agente policial, Herminio Pérez, resultaron heridos. Junto al Colorado estaba el miembro de la generación del 30, José (Mitico) Fernández. Martín Pérez se comunicó con los sitiados y  les prometió respetar sus vidas. Presentarlos ante los tribunales. Estaban completamente rodeados. Aceptaron la propuesta.

 

Estando el Colorado sentado en un sofá de la sala, desarmado, el coronel Hernando Hernández lo ultimó a balazos (21).  La policía asesinó a Mitico en uno de los dormitorios. Su cadáver fue arrojado en la avenida Vento. Ambos iban a participar, ese mismo día,  junto a miembros de la  O/A, en un atentado a Batista, durante una ceremonia en el Palacio Presidencial, utilizando granadas de mano. (22)

 

En 1956, desde México, Fidel Castro escribió un artículo publicado por la revista Bohemia bajo el título “Frente a todos “.  En el  escrito, sobre León Lemus, dijo: “ … al Colorado lo ultimaron en la calle Dureges,  muriendo frente a la tiranía, reivindicándose de sus errores”. (23)    

 

Notas.

1-Entrevistas del autor al co-fundador del Partido Revolucionario Cubano Auténtico, Blas Andrés Orozco. Director del Departamento de Inmigración en el gobierno de Carlos Prío.  Miami. 1991-1996.

2- El Bonche Estudiantil era un grupo de estudiantes universitarios, pseudo revolucionarios, con inclinaciones gansteriles. Fueron reclutados en los Institutos de Segunda Enseñanza de la Víbora y la Habana, en 1937, por el Secretario de Deportes de Batista, coronel Jaime Mariné. El objetivo de su creación era dividir el movimiento estudiantil para acallar su rebeldía.   

3-Gervasio Lamas Parra. Destacado dirigente Estudiantil del Instituto de Segunda Enseñanza de la Habana. Miembro de Acción Revolucionaria Guiteras (ARG). Murió en 1942, a los 17 años de edad, por un accidente, al explotarle una bomba que había colocado en los portales del Diario de La marina, en Teniente Rey y Prado.

4-Entrevistas del autor con el dirigente  y  co-fundador de la Unión Insurreccional Revolucionaria (UIR), Guillermo García Riestra, Billiken.  Miami Florida.1990-2006. 

Comentario: García Riestra comenzó su actividad insurreccional a los 16 años de edad, en 1939, como miembro de la organización, Alianza Nacional Revolucionaria (ANR), creada en 1938.

5-Entrevistas del autor con el dirigente estudiantil del Instituto de Segunda Enseñanza de la Habana, Leonel Gómez Pérez. Ex miembro de Acción revolucionaria Guiteras (ARG). Miami Florida. 2005-2014.  

Comentarios: Leonel Gómez sobrevivió dos atentados. El primer en 1945, frente a la residencia, en Miramar, del Ministro de Educación, Diego Vicente Tejera. El segundo, el 8 de diciembre de 1946, a la salida del Estadio Universitario.

6-   Entrevista Leonel Gómez Pérez (ídem).  

Comentarios: José de Jesús Ginjaume participó en la fundación de la UIR. Fue su jefe de acción.  De carácter serio,  era de sangre fría y valor personal. Murió en Caracas, Venezuela. A finales de los 90.

7-    Entrevistas del autor con Leonel Gómez Pérez (ídem).  

   Comentario: Leonel Gómez fue uno de los  principales organizadores del acto estudiantil celebrado el 8 de mayo de 1944. 

8-   Entrevistas del autor a Roberto Simeón. Hermano de Charles Simeón. Miembro del Directorio Revolucionario 13 de marzo. Miami, Florida. 1995-1999.  

 

 

Comentarios: En horas de la tarde del 10 de marzo de 1952, Eusebio Mujal se sumó al golpe. Temprano en la mañana había prometido convocar una huelga general obrero. Traicionó el movimiento obrero.

        

 

9-Entrevistas del autor con el Secretario General de la Juventud             Auténtica, Antonio (Tony) Santiago. Miami, Florida. 1990-2004.

 

Comentarios: El Presidente Grau nombró a  Luis Orlando Rodríguez  Secretario de Deportes. Tony Santiago lo sustituyó en la Secretaría General de la Juventud Auténtica. Luis Orlando enfrentó la dictadura de Gerardo Machado. Fue encarcelado. En 1947 militó en el Partido Ortodoxo.  Dirigió el periódico la Calle. Combatió la dictadura de Batista. Fue Comandante del ejército Rebelde en la Sierra Maestra. Murió en Cuba.

10 -Entrevistas del autor con Antonio (Tony) Santiago (ídem).  Comentario: Antonio (Tony) Santiago participó en los eventos del Teatro Principal de la Comedia. 

11-Entrevistas del autor con Orlando (el gordo) Manrique. Miami, Florida. 1990-1996. 

Comentario: Orlando Manrique fue miembro del Partido Revolucionario Cubano Auténtico y  la  O/A (Organización Auténtica) desde 1938.  Participó de los sucesos del Teatro Principal de la Comedia. Fue uno de los sobrevivientes del asalto al Palacio Presidencial, el 13 de marzo de 1957. En el ataque fue herido en una pierna. Murió en Miami.

12-Entrevistas del autor a Antonio (Tony) Santiago. (ídem)

13- Conversaciones del autor con el ingeniero, Armando Comesañas. Bar el Patio. Hotel Habana Libre. La Habana. 1977-1981. Fue miembro del MSR  y del Directorio Revolucionario 13 de marzo. Murió en Cuba.

14. Gumersindo Pérez  Ălvarez (a) Machito. Combatiente de la Guerra Civil Española. Vinculado a Rolando Masferrer. Murió el 27 de enero de 1947, en un atentado frente al Ministerio de Educación en el que participó el miembro de la UIR, Julián Martínez Miranda. 

 15-  Unión Insurreccional Revolucionaria (UIR). Organización fundada en 1946, por el  ex combatiente de la 2da Guerra Mundial y ex miembro de ARG, Emilio Tro Rivero. Entre sus objetivos iniciales estaban el de  eliminar  por la vía del atentado personal a esbirros de anteriores dictaduras  y combatir el contrabando y la bolsa negra. 

16-  El 15 de septiembre de 1947, en el reparto Benítez (Orfila), Marianao, se produjo un tiroteo cuando el Comandante Mario Salabarría se personó en la residencia del Comandante Morín Dopico, para ejecutar una orden de detención dictada por el juez Riera Medina contra Emilio Tro, acusado por la muerte del capitán de la policía de Salubridad, Raúl Ăvila. Murieron seis personas. Entre ellos, Emilio Tro, Arcadio Méndez, Mariano Puertas, Luis Padierne, Alberto Díaz y Aurora Soler.

17-Conversaciones del autor con el Comandante Mario Salabarría  Aguiar en su domicilio de la calle Flagler. Miami, Florida. 1990-2003. 

Comentario: El líder portuario comunista, Aracelio Iglesias, fue asesinado por pistoleros a sueldo, el 17 de octubre de 1948, en el local del sindicato de la Empresa Naviera de Cuba, en Sol y Oficios. En opinión de Tony Santiago y  Mario Salabarría, detrás del atentado estaba la mano de Eusebio Mujal. 

18-Conversaciones del autor con  Armando Gutiérrez. Amigo íntimo del Colorado. Miembro de ARG. Mecánico de los automóviles que León Lemus utilizaba. La Habana, Cuba. 1978-1981. 

 Comentario: El sargento de la Policía Nacional Lutgardo Martín Pérez participó junto al teniente Rafael Salas Cañizares en el golpe de estado, el 10 de marzo de 1952. Alcanzó los grados de teniente coronel. Fue un asesino de valor personal. Durante la dictadura de Batista cometió varios  crímenes. Murió en la ciudad de Miami, en la década del 90.

19-Conversaciones del autor con el fundador de Acción Revolucionaria Guiteras (ARG), Juan Valdés Morejón. Miami, Florida. 1992-2005.

20- Conversaciones del autor con Juan Valdés Morejón (ídem).

21- El coronel de la Policía, Hernando Hernández, asesinó al Colorado por encargo del coronel Orlando Piedra, jefe del Buró de Investigaciones.  Fue una venganza. Piedra era yerno del Coronel Antonio Brito, muerto el 28 de noviembre de 1945, en un atentado en el que participó el Colorado junto miembros de ARG. Tras la muerte en la embajada de Haití del jefe de la policía, brigadier general Rafael Salas  Cañizares, el 29 de octubre de 1956, Hernández  lo  sustituyó. Murió el 16 de enero de 1968 en la Prisión de La Cabaña, en la Habana. 

22-Conversaciones del autor con Orlando (el gordo) Manrique (ídem).

23- Fidel Castro. “ Frente a Todos “. Revista Bohemia. La Habana. 8 de enero de 1956.

Pablo LLabre Raurell.  Historiador. Doctor en Derecho, Universidad de La Habana, 1976. Máster en lengua y cultura española, Universidad de Salamanca, España, 2005. Especializado en el tema de las luchas revolucionarias y gansteriles en Cuba. Etapa de 1933 a 1958.

  jabaylla@yahoo.com

© APICALTERNATIVA- Año: 2020- Revista:  Septiembre 2020