14. El Contenido Del Trabajo Político E Ideológico. Una Reflexión Rumbo Al Viii Congreso Del Pcc…(I)

Félix Sautié Mederos

Al respecto de los mensajes que he estado publicando en mi cuenta de twitter, sobre el trabajo político e ideológico un amigo a quien aprecio especialmente, que me pidió no ser mencionado, me envió un mensaje que en su contenido esencial me expresa lo siguiente: “Creo que tu magnífico esfuerzo estaría más completo si explicaras de qué se trata el trabajo ideológico aquí y ahora”.

Realmente, confieso que mis mensajes estaban dirigidos a una alerta sobre la importancia que tiene el trabajo político e ideológico en los momentos que vivimos. Así como a la necesidad, de actualizarlo y modernizarlo conforme a las exigencias del momento en lo referido a sus desafíos, peligros y exigencias actuales. Pero siempre partiendo en mis comentarios del día al respecto, que el concepto referido a su contenido estaba sobre entendido. 

Comprendo ahora, por el contenido del mensaje de mi amigo, que es necesario expresar algunas características esenciales de su contenido en nuestras realidades concretas, que además den fundamento a la identificación de sus prácticas que han ido quedando obsoletas y que se mantiene vigentes.  Eso no me es posible, lograrlo en un único mensaje de “Comentarios del día”, dado la brevedad necesaria que conllevan, pero sí comenzar por una definición básica inicial, y quizás exponer en otros comentarios algunas otras definiciones esenciales que deben tenerse muy en cuenta.

En este sentido, considero que es de esencial importancia comenzar por el papel del Partido de acuerdo a lo definido en la Constitución en el sentido que es “la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado”.  Es en consecuencia el máximo responsable en la ejecución del trabajo político e ideológico. Por tanto, este trabajo se puede definir como una actividad eminente partidista de orientación, formación y control del desenvolvimiento del sistema económico social vigente en el país, que no debe confundirse con las responsabilidades y tareas específicas del Gobierno como tal. Un concepto más asequible en mi criterio constituye que el Partido no debe desenvolverse en el doble carácter de ser juez y parte a la vez; para poder actuar como fuerza superior de la sociedad y del Estado. 

En mi criterio, este concepto básico ha de ser el fundamento principal del trabajo político e ideológico, en cuanto a su ejecución concreta y las características esenciales de su desenvolvimiento cotidiano. En esta dirección, habría que decir en consecuencia, que para nada es el triunfalismo de quienes lo ven todo bien y se resisten a la crítica necesaria para alcanzar el perfeccionamiento del sistema económico social establecido. Tampoco es el optimismo manifiesto y triunfalista en algunos noticieros de televisión que demuestran una abundancia específica en determinados planes exitosos que dan una idea no real en cuanto a las penurias que confrontamos al respecto en la totalidad del país, principalmente por causa de un Bloqueo económico que no cede y va en aumento como factor esencial, que afecta todas nuestras posibilidades de nuestro desarrollo económico actual.  

En resumen, pues el trabajo político e ideológico debe partir esencialmente de las realidades existentes, las dificultades, deficiencias y nuestros errores propios en concordancias con las afectaciones reales objetivas y subjetivas que nos plantea el Bloqueo genocida y la guerra económica que nos tiene declarada el imperialismo que además va en incremento máximo como consecuencia de los conceptos aplicados por Mr. Trump como Jefe supremo del Imperialismo del Norte Revuelto y Brutal que nos desprecia.

Quizás continúe con otras definiciones necesarias; y por lo pronto, así lo pienso y así lo expreso en mi derecho a opinar con mis respetos por el pensamiento diferente sin querer ofender a nadie en particular. 

© APICALTERNATIVA- Año: 2020- Revista:  DICIEMBRE 2020