16. Una lección que algunos deberían de aprender …Los éxitos de la gira de Silvio por España…

Félix Sautié Mederos. 

Felix_sautie.png
Art16_1.jpg

Antes de comenzar mi  “Comentario del Día”, quiero expresar mi dolor por el fallecimiento de una colega excepcional, de quién he aprendido mucho en mi larga vida de periodista: Marta Rojas, quien ha sido y es un símbolo decisivo del periodismo cubano con honor, audacia y dignidad en favor de las más justas causas, que ya se encuentra en la Gloria de los Justo que “nunca se acaba”; la “Casa que no se acaba” como expresa una canción litúrgica que en ocasiones se entona en los velorios y entierros cristianos.  

 

Seguidamente en mi habitual  “Comentario del Día”, quiero expresar que he estado muy al tanto por medio de los mensajes de la prensa al respecto de la gira 2021 de Silvio por España; y, de acuerdo con sus resultados exitosos, en mi mente me he estado recordando de aquello que de niño muchos cantamos: “¿Quién le tiene miedo al lobo?, miedo al lobo”, porque en las semanas y días previos, algunos descendientes de los nacidos en Cuba que se unieron a los “voluntarios ralladillos” del Siglo XIX que fusilaron a los estudiantes de medicina en noviembre de 1871, estuvieron infructuosamente amenazando que iban a hacer imposible la realización de sus conciertos; lo que en definitiva,  ha culminado en un rotundo fracaso. Una verdadera galleta sin mano como alguien escribió en un post al respecto. Además de que Silvio les propinó una lección de patriotismo y humanidad, que deberían asimilar para darle algún valor humano a sus vidas y dejar a un lado los odios y rencores con que se manifiestan agresivamente, en coincidencia con la política del imperialismo yanqui dirigida a crear hambre y desesperación en el pueblo de la Cuba que los vio nacer. 

   

En medio de tantas fake news, odios y rencores con que se ha escrito al respecto de esos acontecimientos, en definitiva, la verdad y la virtud de Silvio y sus músicos acompañantes se impuso y los conciertos efectuados se repletaron de un público fan y amoroso de la Cuba Revolucionaria. 

 

Lo más probable que lo sucedido en la Gira española de Silvio, sea un adelanto de lo que va a suceder en Cuba en octubre y noviembre del presente año, porque en definitiva, tanta banalidad, agresividad, odios y rencores no se van a imponer a una  Revolución que ha luchado durante más de 60 años  contra las amenazas, las agresiones y los imposibles que el Imperio yanqui nos ha interpuesto, aunque hay que reconocer que actualmente lo hacen con mayor agresividad aprovechándose con oportunismo supino de la Pandemia de marras y del impacto de las más de 200 medidas que no puso Mr. Trump y que Mr. Biden ha intensificado muy a pesar de sus promesas electorales incumplidas 

 

En este orden de cosas, quiero reiterar la vigencia de lo planteado por el Che de que con el Imperialismo “ni tantico así”, que es una constante que no me canso de recordar y reiterar en las actuales circunstancias. 

 

Especialmente quiero referirme a una crónica demostrativa de lo que expreso sobre los resultados de la gira de Silvio en España, muy sentida y nada panfletaria de Jesús Ruiz Mantilla que se publica con el título  “Silvio Rodríguez: ante todo, poesía”,  en el Blog Segunda Cita de Silvio Rodríguez,  que confieso ha sido alimento para mi fe en la Revolución cubana, la que recomiendo leer detenidamente. Genuina Revolución de pueblo que, de seguro, habrá de triunfar ante tantas amenazas, odios y traiciones con que nos están tratando de ahogar precisamente en estas semanas y días, en que pretenden con la puesta en práctica del Manual de la CIA liquidar a la nuestra revolución invencible cubana. 

 

De esta hermosa crónica dos párrafos significativos quiero citar textualmente al respecto: 

 

“…Dice Rodríguez que aún se siente parte de la revolución. Pero la grandeza de su música ―por eso trasciende― reside en haberse sabido alejar en su mayoría de lo estrictamente panfletario. La poesía, como esencia, es su fin y su valor. Pocos han sabido como él trazar una delicada ambigüedad entre el discurso político y el amor; entre lo reivindicativo y lo que, sencillamente, aun cargado de dinamita social, puede elevarse a obra de creación. Cuando todo se hunde, se salva lo indestructible, que tiene que ver con el arte atado por igual a lo íntimo y a lo colectivo. Y eso es mucho salvar…Por eso resuenan con vigor aún sus grandes temas. Lo mismo da que los cante en una calle de La Habana o, como este sábado, en el barrio de Salamanca madrileño, un reducto nada simpatizante de la Revolución cubana. Un pequeño grupo de miembros de la comunidad cubana en Madrid se instaló en el exterior del WiZink para protestar por el concierto y exigir democracia en Cuba. Dentro, el recinto estaba atiborrado de fieles izquierdistas en diferentes escalas de intensidad ―desde la radical y la sencillamente progresista― y una transversalidad generacional que daba idea de hasta qué punto el ‘aprendiz’ cala aún hoy entre los jóvenes...”

 

“…Aquel puente de amistad que trazaron los dos (se refiere a Aute y a Silvio) se convirtió en un enriquecimiento mutuo, perpetuo, indestructible, siquiera por la nostalgia que muchas veces viene a imponer la muerte. Aun así, en su visita a Madrid, Rodríguez demostró, haciendo música entre amigos, que la felicidad marca sus pautas todavía en el escenario sin que por ello renuncie al compromiso…”. 

Finalmente, quiero recordar también que en la Cuba revolucionaria no renunciaremos al compromiso con el pueblo, de lo que Silvio ha sido y es un adelantado en su gira española de esta decisión de lucha por la verdad, la justicia y la paz del pueblo cubano, que nuevamente se habrá de imponer a quienes nos amenazan. La suerte está echada, ya veremos que el amor de los Revolucionarios que es el amor del pueblo en general se habrá de imponer a las amenazas de los odios, los rencores, las mentiras, los insultos y las traiciones. 

Así lo pienso y así lo expreso en mi derecho a opinar con mis respetos al pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. Para culminar quiero explicar que mis respetos por el pensamiento diferente, no implica que con todo el respeto que me sea posible responda lo que me parece improcedente, falso y agresivo de las opiniones que sean diferentes.